Por más que se hiciera la jetona, sé que mi linda sobrinita estaba disfrutando de sentir mi vergota en la panocha.

Siempre ha sido mi chiquitita consentida, la nenita más linda que nunca conocí, pero con todo nunca la vi con ojos de lujuria sino hasta hace aproximadamente dos meses que fue cuando, un día que se quedó dormir en la casa, la putita se quedó dormida con la puerta abierta y desnudita, abierta de piernas y exhibiéndose hermosa. Me puse bien caliente y me la jalé en la entrada de su cuarto, manchando la puerta con mi semen. Desde entonces, ‘curiosamente’ siempre que mi vieja no estaba en casa, ella siempre se iba a dormir, dejando abierta la puerta y quedándose desnuda sobre la cama. Intenté aguantarme pero díganme ustedes, ¿hubieran podido resistirse a esta chamacona que ya tiene el cuerpecito de una mujer deliciosa?


MÁS PORNO GRATIS 100% MEXICANO