Masturbándome con los dedos de mi marido mientras él estaba pedo y dormido. Fue el orgasmo más rico que he tenido en años.
⇓ DESCARGAR VIDEO
Masturbándome con los dedos de mi marido mientras él estaba pedo y dormido. Fue el orgasmo más rico que he tenido en años.

El pendejo de mi esposo llegó súper ebrio y por más que se la quise hacer de pedo para después reconciliarnos el nomás no reacciono. Yo la verdad no me quería quedar así de caliente así que me empecé a tocar, pero después de que lo vi ahí todo inconsciente se me ocurrió la grandiosa idea de utilizarlo como muñeco inflable. Le agarre su mano y me empecé a acariciar yo misma la panocha, después con uno de sus dedotes de salchicha me estuve dedeando hasta que termine tres o cuatro veces, son más veces de las que ha hecho que me venga el en dos años jajaja. La voy a seguir aplicando para estas más satisfecha.

Ver comentarios

Comentarios

The comments are closed

Embed